La llegada de la primavera vino con claroscuros en materia climática que, de días espléndidos respecto a temperaturas, saltaba a fríos que en varias regiones (incluso Córdoba) provocaron nevadas y heladas inesperadas, todo lo cual complicó algunos de los Quinchos organizados al aire libre, y sobre todo, los asados nocturnos. Por supuesto que el clima no alcanzó la virulencia de la política y la economía. Y, como si la prórroga de impuestos, o el proyecto de humedales, o el de Presupuesto 23 no hubieran sido suficientes, irrumpió nuevamente el tema de la ampliación de la Corte Suprema (se supone que de 5 a 15 miembros) que implica también una profundización de las diferencias entre, y dentro, de los distintos grupos políticos. En medio de estos malabares el Gobierno debe administrar, y tampoco lo tiene demasiado fácil, ya que mientras los movimientos sociales siguen complicando todos los días la calle (aunque algunos algo más calmos después de ciertas “promesas” para el último trimestre), se siguen agravando algunos extremos sindicales que renovaron enfrentamientos en el gabinete, entre los que “dejan hacer”, y los que quieren “frenar” a los más extremos. De hecho el fin de semana fue “negro” para el Gobierno en ese sentido, pues comenzó con la mediática noticia (a nivel mundial) de la Fragata Libertad, “varada” en el río a la altura de La Plata, sin poder entrar al Puerto de Buenos Aires, después de un viaje de 4 meses, por la inesperada medida de fuerza del SOMU que, horas después, debió ser “removida”, aunque solo para este buque, pero ya la noticia recorría todo el mundo. Tras cartón vino el anuncio de la japonesa Bridgestone (la mayor fabricante mundial de cubiertas, junto con Michelin) suspendiendo su actividad “por tiempo indeterminado” por conflictos sindicales, y al que después se plegaron Pirelli y Fate, situación que agravaría la ya jaqueada oferta local de cubiertas. Aunque el caso más extremo fue el de la Láctea Vidal de Carlos Casares, que tras dos meses de bloqueo sindical (Atilra), decidió despedir a 29 de los empleados que participaron de la prolongada medida de fuerza, situación que en las localidades chicas genera, además, una serie de conflictos que, por el momento, parecen no ser atendidos por las autoridades correspondientes.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial