El gobierno lanzó el «Dólar soja 2», con el que espera reforzar las reservas del Banco Central en 3.000 millones de dólares para cumplir con las metas con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y prometió reducir las retenciones a las economías regionales.

El ministro de Economía, Sergio Massa, presentó el nuevo dólar que regirá hasta diciembre y prometió «encarar un programa de reducción de retenciones en las economías regionales», tras una reunión mantenida con representantes del sector exportador y la agroindustria.

Massa señaló que el programa busca implementar «incentivos que permitan fortalecer reservas y generar mayor nivel de actividad en el sector agropecuario y agroindustrial»,.

Además, anunció que «la mayor recaudación que le genera esto al Estado tiene que ser aprovechada de manera virtuosa para tratar de atender las asimetrías o las dificultades que pueda generar el programa en el mercado interno».

«Tenemos el objetivo de que los mayores recursos que acumulemos en diciembre, nos sirvan durante el mes de enero, febrero y marzo para encarar un programa de reducción de retenciones en las economías regionales, a los efectos de hacerlas más competitivas en términos de exportaciones» prometió el titular del Palacio de Hacienda.

El gobierno publicará el próximo lunes un Decreto de Necesidad y Urgencia en el Boletín Oficial, que va a poner en vigencia el programa con un tipo de 230 pesos para la exportación de soja y sus derivados por el mes de diciembre.

Massa añadió que el programa quiere «atender la puesta en marcha de asistencia a las cadenas de valor láctea, porcina y avícola con el objetivo de tratar que, de esos ingresos fiscales, sirvan para tratar de ayudar a compensar las descompensaciones que se producen en el mercado interno por el cambio de valor».

Agregó que en el primer trimestre «vamos a usar parte de los recursos para generar un mecanismo de mayor impulso a las exportaciones» y «avanzar en un esquema que siga garantizando algunas de las prestaciones en material social que llevamos adelante».

«Pretendemos que el productor pueda hacerse de recursos e invertir en la campaña que viene y en paralelo, tener un mecanismo de protección de sus ahorros», dijo Massa, al lanzar el programa.

El ministro estimó que con el Dolar Soja 2 el gobierno podrá consolidar la situación fiscal y cumplir con las metas de un déficit del 2,5% y de reservas, comprometidas en el acuerdo con el FMI.

En tanto, remarcó que acordó con Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) de que las liquidaciones de exportaciones permitirán incorporar alrededor de US$ 3.000 millones de dólares a las reservas del BCRA.

Añadió que «si tenemos un resultado muy bueno vamos a poder mostrarle al mundo que batimos todos los récords y cumplimos con nuestro compromiso en la agenda de seguridad alimentaria global».

El titular del Palacio de Hacienda explicó que tenía previsto lanzar el programa a partir del primero de enero y aclaró que «tomamos la decisión de acelerarlo entendiendo que nos puede ayudar inclusive a generar la cultura de la promoción respecto a la proyección de inversión para el 2023, apalancándolo a partir de ahora».

«Es importante que cuidemos al productor, que este sienta que recibe su renta por su esfuerzo, que es su ahorro, su trabajo, y la amenaza de sequía que aparece como un riesgo, tenga como compensación la capacidad de tener instrumentos económicos para acelerar y enfrentar el proceso de siembra», agregó el ministro.

Por su parte el presidente de CIARA, Gustavo Idigoras, calificó la medida como una «mejora temporal», y que «tendrá impacto directo en el precio de la soja para el mercado interno».

En un comunicado la entidad señaló que «la decisión de venta de soja está siempre en manos del productor y será el quien decida cuando vender», y estimó que el flujo del ingreso de dólares por mayores exportaciones sería de US$ 3.000 millones.

Idigoras reclamó la eliminación de las retenciones y señaló que «las alícuotas deben lograr la igualdad tributaria, es decir que un exportador de soja y de productos industriales de la soja deban pagar los mismos impuestos por la tonelada de soja comprada».

El presidente de CIARA señaló por último que «esta medida temporal deje la necesidad de trabajar en una política pública que aligere en forma permanente la alta carga tributaria».

Buenos Aires, 25 noviembre (NA)–

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial