La madre de la ex primera dama de los Estados Unidos Michelle Obama, Marian Robinson, murió este viernes a los 86 años, según comunicó su familia en las redes sociales. «Falleció en paz esta mañana y, ahora mismo, ninguno de nosotros sabe muy bien cómo exactamente podremos seguir adelante sin ella», indica un mensaje firmado por Michelle y Barack Obama.

Marian Lois Shields Robinson se mudó a la Casa Blanca durante los dos mandatos de Barack Obama (2009-2017) para ayudar en la crianza de sus nietas menores, Malia y Sasha, y dio un «apoyo incondicional» a la familia presidencial. Los medios la llamaban «Primera abuela». Fue mejor el apodo que le estampó su hija en 2012, cuando tomó la palabra para apoyar la campaña de reelección de su yerno Barack Obama: «abuela en jefe».

«El único invitado que pidió conocer fue el Papa», recordaron sus allegados en la nota.

El deseo se le cumplió cuando Bergoglio visitó Estados Unidos en septiembre de 2015. Junto a sus nietas, hija y yerno, Robinson esperó a Francisco al pie del avión. Por detrás de ella en la fila quedaron Jill y Joe Biden, por entonces vicepresidente.

Luego participó de la recepción a Francisco dentro de la base aérea Andrews de Maryland, un encuentro íntimo entre la familia presidencial, el sumo pontífice y sus colaboradores.

Marian Robinson recibe, junto a la familia Obama, al Papa Francisco al pie del avión en Maryland. Foto Obama Presidential CenterMarian Robinson recibe, junto a la familia Obama, al Papa Francisco al pie del avión en Maryland. Foto Obama Presidential Center

Marian Robinson era una mujer sencilla, discreta y dedicada a los suyos, de acuerdo al extenso perfil que dibujaron en el comunicado familiar sus dos hijos, Michelle y Craig, sus respectivas parejas y los hijos de estos.

«Mi mamá fue mi apoyo, siempre ahí para lo que necesitaba. Ella fue el un respaldo constante para toda nuestra familia, y estamos desconsolados» por su muerte, indicó Michelle Obama en sus redes sociales.

Una abuela en el corazón del poder: nietas, televisión y cómo dormir en un museo

Robinson nació en el sur de Chicago en 1937. Fue uno de los siete hijos que tuvieron Purnell Shields y Rebecca Jumper. En su adolescencia, sus padres se separaron. Su madre era enfermera, su padre trabajaba en la construcción aunque por el racismo del momento no estaba sindicalizado.

Marian solía despertar a sus hermanos con discos de jazz. «Supo desde temprano que podía encontrar música incluso ante las peores dificultades», recordó su familia en el comunicado de este viernes.

Barack Obama con su esposa, sus hijas y su suegra Marian Robinson. Foto APBarack Obama con su esposa, sus hijas y su suegra Marian Robinson. Foto AP

Estudió para ser maestra, pero trabajó como secretaria. Se casó con Craig Robinson, un funcionario local con el que compartió su vida hasta su muerte, en 1991, por esclerosis múltiple.

«Cuando Michelle se casó con un tipo lo suficientemente loco como para dedicarse a la política, fue ella quien la alentó», siguieron rememorando sus parientes. «La noche de las elecciones de 2008, cuando se supo que Barack pronto cargaría con el peso del mundo, ella estaba allí, tomándole la mano«, añadieron sobre los comicios que llevaron a Obama a la Casa Blanca.

Por entonces, Robinson ya se había jubilado de su trabajo como secretaria de un banco para ayudar a criar a sus nietas, en plena campaña electoral.

Marian Robinson y toda la familia presidencial Obama junto con el papa Francisco en 2015. Foto AFPMarian Robinson y toda la familia presidencial Obama junto con el papa Francisco en 2015. Foto AFP

Obama no se instaló solo en Washington. Lo acompañaron Michelle y sus hijas Malia (10 años por entonces) y Sasha (7). Y también estuvo ahí Marian, aunque en un principio ella no quería abandonar su Chicago natal para empezar de nuevo en la capital.

«Yo pensaba que podía visitarlas periódicamente sin tener que mudarme y seguir estando allí para las niñas», afirmó. También la incomodaba el entorno.»La Casa Blanca me hace acordar a los museos… ¿y cómo se hace para dormir en los museos?», se preguntó, inquieta, en una entrevista con la revista People.

Sólo la insistencia de Michelle y Craig -que fue entrenador del equipo masculino de baloncesto de la Universidad Estatal de Oregon- logró convencerla y concretó la mudanza en 2010.

Este viernes, la semblantearon como una abuela tradicional: «Aunque hacía cumplir las reglas domésticas que habíamos establecido a la hora de dormir, mirar televisión o comer dulces, dejó en claro que estaba del lado de sus ‘nietos’ al pensar que sus padres eran demasiado estrictos».

Robinson escapaba de los lujos y las luces de la Casa Blanca. «Sólo enséñenme cómo usar el lavarropas», pidió. Pasaba sus horas con sus nietas o en soledad, frente al televisor, en un dormitorio del tercer piso cuyo ventanal mostraba el Monumento a Washington en todo su esplendor.

Marian Robinson acompaña a Barack y Michelle Obama e hijas en el aterrizaje en Buenos Aires, en 2016. Foto EFEMarian Robinson acompaña a Barack y Michelle Obama e hijas en el aterrizaje en Buenos Aires, en 2016. Foto EFE

Le gustaba salir a cenar con amigas -como la ex secretaria de Bill Clinton, Betty Currie- y comprar ropa barata. Sus vacaciones ideales eran en Las Vegas.

En el corazón del poder estadounidense, ella prefería tutearse con «acomodadores y mayordomos». «En lugar de codearse con ganadores del Oscar o premios Nobel», siguió el recuerdo familiar, «el único invitado al que pidió reunirse fue el Papa».

Aquel encuentro con Francisco, en el que no faltaron banderas celestes y blancas flameando entre el público, fue uno de los dos episodios que la conectaron con la Argentina.

Es que Marian aterrizó a bordo del Air Force 1 en Buenos Aires en marzo de 2016, cuando Obama visitó el país en los primeros meses de la presidencia de Mauricio Macri. Robinson acompañó a su hija y a sus nietas en una estadía de corta duración. La familia entera no perdió la oportunidad de, en su única noche en la ciudad, conocer un famoso restaurante de Palermo Hollywood. «Probaron un poco de todo» y «comieron un montón», comentó el personal del local.

Foto de archivo de Marian Robinson, la suegra del presidente Barack Obama. Foto APFoto de archivo de Marian Robinson, la suegra del presidente Barack Obama. Foto AP

Con el final del segundo mandato de Barack Obama, también se terminó la estadía de Robinson en Washington. Celebró su regreso a Chicago, donde siempre tuvo a su alcance viajes, amigos y «una buena copa de vino». Pero su recuerdo se mantenía intacto en Washington: en mayo de 2022, con motivo del Día de la Madre, Michelle anunció que le pondría su nombre a la exhibición del Obama Presidential Center que reseña el paso de la familia por la Casa Blanca.

En Chicago falleció pacíficamente este viernes. «En este momento, ninguno de nosotros sabe cómo seguiremos adelante sin ella», indicó la familia. Sin embargo, agregaron, «nos reconforta saber que ella regresa al abrazo de su querido Fraser, que acercó el televisor al lado del sillón reclinable, que están brindando con sus vasos altos mientras ella le cuenta las historias sobre este salvaje y hermoso paseo».

Con información de EFE y AP

About Author

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
Verificado por MonsterInsights